Biografías

Parvathi Nanda Nath

parvathinath.com

Parvathi nació en Bihar, India, en el seno de una familia proveniente de un antiguo linaje de Yoga y Vedanta. Fue educada conforme a estas enseñanzas y principios y a los 8 años de edad inició su entrenamiento con una yoguini adepta. Fue formalmente iniciada en la Pratyabhijana Marga del Shaivismo Kashmiriano. A lo largo de los años, ella recibió las transmisiones completas de esta tradición, integrándolas con el Yoga Vedanta y Tantras Samaya (una escuela científica específica de sabiduría yogui). Parvathi es la discípula de Lalita Devi y heredera de la más profunda tradición tántrica del Shaivismo Kashmiriano. El linaje del Nath va hasta Matsyendranath mismo y a través de él, hasta las fuentes más antiguas del Shaivismo. Es a este maestro emblemático que Abhinavagupta le rinde honores en la apertura de su Tantraloka, como iniciador del linaje Kaula. Más adelante, ella recibió las transmisiones de Shree Vidya a través del eminente Shree Amritananda Saraswati de Devipuram.

Los estudios y el entrenamiento de Parvathi son cautivantes porque revelan la sabiduría de esta tradición, exponiendo el gran poder de las yoguinis y sus linajes, transmitidos de mujer a mujer desde sus orígenes.

Kaula es la unión de Shakti, kula, y Shiva, akula. Matsyendranath, en su famoso tantra, el tantra Kaulajnananirnaya, después de presentar el linaje de sus maestros, declara simplemente que él recibió las enseñanzas directamente de la Diosa Kali. Parvathi pasó por un entrenamiento hermoso y muy fuerte, inmersa en las enseñanzas directas y sadhanas de las Yoguinis, la tradición Kaula y las filosofías vivientes del Shaivismo Kashmiriano. Ella recibió la transmisión de las enseñanzas más profundas del linaje Kaula y se hizo adepta en el arte de los mantras y las distintas sadhanas. Ella practicó la sadhana de los Diez Mahavidyas dedicados a Kali, Tara, Tripurasundari, Bhuvaneshvari, Chinnamasta, Bhairavi, Dhumavati, Baglamukhi, Matangi y Kamala. Luego, fue iniciada en las enseñanzas y la práctica cósmica del Shree Vidya que ella transmite actualmente. Conforme fueron pasando los años, también recibió entrenamiento en las escuelas de Tantra Mishra y Samaya. Ella es heredera de tres corrientes profundas del linaje de Tantra y Yoga. Después de un extenso entrenamiento y arduas pruebas, sus maestros, quienes también pertenecen al linaje, le pidieron que empezara a enseñar, y ella lo hace como una yoguini que comparte las transmisiones, pero no como una guru.

Esta tradición de sabiduría nunca ha sido para los renunciantes; es y ha sido practicada por aquellos que viven en el mundo. En el yoga Kashmiriano, una yoguini es una practicante (mujer u hombre) que es uno con lo que ella o él está haciendo, percibiendo, sintiendo. Una yoguini es aquella que se asombra y maravilla en esta relación. Este linaje de yoga emergió en la cima de las hermosas montañas de Kashmir y el verde valle de un río de la antigua India. Es una tradición que está intrínsecamente en armonía con la Naturaleza y que busca cumplir con la belleza de la ascensión de la humanidad a la Divinidad. Sus textos, cuentos y mantras están repletos de la visión poética de quiénes están en acuerdo con la naturaleza y conocen las relaciones correctas con el universo.

La Tradición Yoguini nació cuando los antiguos santos y sabios apreciaban y respetaban el poder del principio Femenino. Parvathi siente que debemos procurar recuperar esto a través de la práctica y de la acción. El principio Feminino (Shakti) es el poder de la sabiduría y de la compasión en acción. Este principio no es exclusivo a género alguno, se manifiesta en todos los seres, tanto masculinos como femeninos. Es el juego de la vida a través de los sentidos, el deseo, la justicia y las relaciones. En estas prácticas, son reveladas la causa del asombro, el poder de la creatividad, la espontaneidad y la sabiduría. Yoga significa la gran unión de la vida con su fuente, creatividad y belleza originales.

El Yoga nos trae al mundo y a una relación más profunda a medida que va cambiando la experiencia con el yo (self). Retomamos nuestro poder y nos volvemos conocedores. La sabiduría emerge en nuestras vidas como el poder de la compasión y la justicia; este es el estilo de vida yóguico. Conforme el yo (self) se va desplazando desde una posición fija centralizada hacia una relación dinámica de consciencia humana... se van experimentando una energía, una potencialidad y una libertad sin límites. Esto no sólo es posible, sino el punto de partida esencial, el fundamento desde el cual podemos hacer el trabajo de servir a la consciencia y experimentar la no dualidad de manera directa.

De pequeña, Parvathi viajó por América, Europa e India con motivo del trabajo de su padre como científico. Más tarde, viviendo en América, fundó la Escuela de Yoga Saraswati River y fue cofundadora de Yogasphere en América. Ella entrena a maestros en este método integral de yoga transmitido originalmente por las yoguinis, los Vedas y los Tantras. Sus extensos viajes y el haber vivido en Occidente mientras se sometía a pruebas y entrenamientos arduos por parte de sus maestros, le han conferido a Parvathi una habilidad especial para darle un lenguaje apropiado y refinado a este trabajo de conscientización, revelando su aplicación integrada y su relevancia.

Asimismo, dado que ha vivido una vida de casa en el mundo terrenal, como madre y como yoguini, la integración de la práctica diaria del yoga le ha dado una perspectiva única a Parvathi. Ella entreteje las sabidurías atemporales y las prácticas antiguas con su vida diaria. La meta de su práctica de yoga es encontrar gracia y asombro en su vida a través de una miríada de relaciones. La habilidad maestra de las yoguinis es existir en la no dualidad, conversar con la dualidad y ser responsable a cada nivel de relación. Las yoguinis entendían que nada existe fuera de una relación. No tenían prejuicios hacia ni en contra de ningún aspecto de las relaciones. Experimentaban directamente el todo indivisible de la vida y la consciencia. Al hacerlo, tocaron el complejo fenómeno de la interrelación de la vida. El camino hacia la simplicidad de la no dualidad es a través de la naturaleza de la complejidad. Ellos encontraron que los humanos son la expresión de una evolución cósmica completa de la totalidad del espacio y sus agregados. Comenzaron su yoga al observar profundamente el fenómeno de ser humano y al explorar la naturaleza de las relaciones y desde ahí, tocaron la totalidad de la consciencia, de la cual forman tan sólo una parte los humanos. Las investigaciones y las sadhanas que emergieron a partir de las experiencias de las yoguinis se adentran en cada estructura de las relaciones y consciencia humanas en su orientación hacia la Totalidad. Ellas exploraron y perfeccionaron las sadhanas desde y para lo físico, lo emocional, lo mental, lo psicológico, lo visible, lo tangible y lo intangible y a lo largo de todo el espectro hasta que no hubiera un solo indicio de separación. Había Tantra*- el continuo de la Totalidad.

Las yoguinis, los maestros y los adeptos de esta tradición usaron la meditación, los mantras y el trabajo con la mente, el cuerpo y los sentidos para recuperar esta libertad. El gran número de sabios y yoguis que practicaron en las regiones del Río Saraswati, Kashmir y Assam influenciaron esta tradición. Las enseñanzas de Parvathi son una integración de las transmisiones que ella recibió, la experiencia directa de toda una vida de sadhana y entrenamiento riguroso como yoguini en los métodos auténticos y tradicionales. Esta integración es lo que distinguió a los más grandes yoguis/yoguinis de la India y lo que Parvathi ofrece hoy en día en sus sadhanas, seminarios, consultas y entrenamientos.

La enseñanza de Parvathi tiene como meta coadyuvar en el crecimiento de hombres y mujeres para que puedan integrar las profundidades de la consciencia que incluye los niveles físico, mental y espiritual. Pretende llevar la consciencia individual a su máxima expresión para que pueda fundirse con algo más grande, es decir, con la consciencia total e integral. Este ha sido el trabajo de un ininterrumpido y antiguo linaje de Yoguinis. Parvathi usa los métodos precisos de la ciencia del yoga para explorar la consciencia, la mente, las emociones y el cuerpo. Estos métodos precisos incluyen mantras, Spanda, meditación, Hatha yoga, Tandava, pranayama, psicología yóguica (Yoga Sutras de Patanjali) y la ciencia del Tantra Vidya**. A través de estos sistemas, se da atención a todos los aspectos de la vida mediante el desarrollo armónico emocional, mental y espiritual. Ningún aspecto del continuo de cuerpo-mente puede descuidarse. Este trabajo es aplicable a cualquier persona, independientemente de su género, formación, religión o tradición. Nunca se te pedirá que renuncies a nada ni a nadie, que te conviertas o que funciones en una manera espiritualmente exclusiva. El objetivo de estas enseñanzas es revelar la Verdad y descubrir la libertad, no hacer que te conformes con aún otro disfraz, aunque sea espiritual, de conducta condicionada. Y esto requiere un cimiento sólido, integridad, madurez psicológica y un compromiso inquebrantable con el crecimiento y la honestidad.

Este trabajo es ideal para quienes ya tienen conocimientos e integridad en las disciplinas de conscientización y que están comprometidos con expandir y armonizar estas múltiples capas de consciencia. Estas enseñanzas pueden ser un vehículo para quienes han estado haciendo trabajo de conscientización y han experimentado las realidades de la mente más allá de su discursividad ordinaria y el asombro que puede haber en las posibilidades y fronteras de los bordes limítrofes de la consciencia. Salvo en el caso de las enseñanzas que se dan en seminarios abiertos, los alumnos deben tener una base sólida en Ashtanga Yoga (los ochos brazos del Yoga) o su equivalente en cualquier tipo de tradición yóguica, de consciencia o de sabiduría. Esta es una oportunidad única de conocer a una yoguini de la gran tradición Tántrica de Shakti y de un linaje yóguico ininterrumpido que data de 7,000 años atrás.

Parvathi da todas sus enseñanzas con el deseo de que sean ofrendas dignas para sus maestros, con quienes está eternamente en deuda: Shree Lalita Devi, Bhairavi, Shree Amritananda, Shree Siddhanti, sus hijos, sus alumnos de toda la vida y la Naturaleza, en especial los bosques de los Himalayas, que han sido una Madre para ella en su sadhana.

OM HREEM SAT

*No debe confundirse con la sexualidad neotántrica, a la cual no se adhieren Parvathi y su linaje.

¿Te interesa apoyarnos en el desarrollo de contenido?

ponte en contacto con nosotros vía mail: claudia.thelotus@gmail.com